viernes, 26 de agosto de 2016

El quiropráctico Ata Pouramini nos aconseja sobre salud postural y tecnologías móviles

De las vacaciones se vuelve contento, cansado y con dolor de espalda. Lo cuenta uno de los mayores expertos en la materia, el quiropráctico Ata Pouramini, quien asegura que el durante de septiembre su clínica vive un espectacular incremento de las consultas por dolores asociados a rutinas veraniegas. Habla el experto de práctica de nuevos deportes, cambio de colchón y almohada (por no mencionar las incómodas tumbonas playeras, en caso de haberlas). Por supuesto, también influyen los poco anatómicos asientos en algunos medios de transporte, así como la carga de pesados equipajes.

Este 2016, sin embargo, el latigazo cervical podría situarse en el número uno de los motivos por los que acudir a un especialista, a consecuencia de la fiebre vivida por cazar pokemons, esas pequeñas criaturas que vuelven locos a pequeños y mayores.
El motivo: la reiterada postura antinatural de caminar con el cuello inclinado, que, según Ata Pouramini, “puede causar muchos problemas como jaquecas, mareos, vértigos, hormigueos y adormecimiento en las manos. Y en un tiempo, si no se trata correctamente, hernias discales y artrosis prematura”.

No se trata de alarmar, asociando todos estos síntomas a la práctica del famoso juego, sino que éstos y otros como contracturas musculares de repetición se vienen ya produciendo desde que se generalizase el conocido como zombiewalking”, esto es, caminar como un muerto viviente mirando a la pantalla del teléfono sin ser consciente de lo que ocurre a tu alrededor. Quizá hoy debiéramos hablar de pokewalking.

El pokewalking añade más problemas al hecho de caminar mirando la pantalla: el juego requiere toda nuestra atención ya que nuestros dedos deben estar prestos a interactuar con el teléfono para cazar al pokemon y a veces nos vemos obligados a correr si el juego es colectivo.
Más allá de posibles accidentes a causa de la falta de atención al entorno que nos rodea, como atropellos, caídas o choques, en estas acciones tensionamos los hombros, las cervicales, el cuello y la cabeza.

En el caso de las cervicales, sometidas a una inclinación mantenida, de casi 90 grados , y que va en muchos casos desde las dos a las doce horas en periodos intermitentes, Ata Pouramini nos remite al famoso latigazo cervical a Km0, que supone, según The Journal surgical Technology , un esfuerzo similar al que realizaríamos si tuviéramos que llevar a horcajadas a un niño de ocho años.

Latigazo cervical

El diario médico explica su conclusión de la siguiente manera: cuando la cabeza se agacha con un 15% de inclinación, el cuello recibe un impacto similar al de la fuerza de 12 kilos. Si se inclina 40 grados , el esfuerzo es de mantenimiento de unos 18 kilos y si llega al ángulo de 60º mirando hacia abajo alcanzará los 27 kilos.
El cálculo está realizado teniendo en cuenta el peso medio de la cabeza humana, que oscila entre los cuatro y seis kilos. Al forzar el estiramiento, provocamos mucho estrés en las cervicales y creamos, en consecuencia, contracturas musculares , pinzamientos e irritaciones nerviosas que nos llevan a las terribles migrañas, a jaquecas , vértigos y mareos.
Por este motivo, no resulta desdeñable la previsión de que en los próximos diez años, este problema puede afectar al 50% de los jóvenes.

Nuevas tecnologías y salud ocular

La salud ocular es otro aspecto que se tendrá que revisar teniendo en cuenta las nuevas tecnologías y sus hábitos de consumo. Normalmente, explica Ata Pouramini, cuando uno está trabajando con el ordenador o el portátil o leyendo el periódico o un libro hay una distancia de entre 40 y 45 cms de la mano hasta los ojos . En cambio cuando estamos trabajando con nuestros móviles la distancia se reduce en la mitad. “Esto causa un estrés enorme sobre los ojos porque han de enfocar.
Este esfuerzo puede derivar en problemas de miopía, ojos cansados, ojos seco, y sensación de mareo y pesadez en la cabeza”, destaca . Si se detectan alguno de estos problemas es recomendable la visita al oftalmólogo.
Así las cosas, el consejo fundamental es limitar el tiempo de empleo de dispositivos móviles. Deberíamos usarlos sólo cuando sea necesario por trabajo y, si vamos a jugar, ser conscientes de marcarnos un horario.

Más allá de una concienciación colectiva que no parece fácil, el quiropráctico nos deja unos pequeños consejos de carácter postural para emplear nuestros teléfonos y tabletas.
  • Incrementa la distancia entre los ojos y el móvil, y aumenta el tamaño del texto.
  • Utiliza un smartphone con las pantalla más grande.
  • Procura no andar y utilizar el teléfono mirando hacia abajo.
  • Apoya tu tablet sobre la mesa y no sobre el regazo.
  • Procura utilizar el teléfono a la misma altura que tus ojos sin agachar la cabeza.

  • Aprende a manejar tu móvil con ambos pulgares.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Planifica tu dieta antiage para el otoño- Ocho elementos antioxidantes

En vacaciones nos dejamos llevar. No sólo aumentamos de forma rápida ese peso que tanto nos costó perder para lucir bikini en la playa, sino que abandonamos en muchos casos nuestras rutinas de belleza. 

Nos descuidamos precisamente cuando más necesitamos protegernos tanto por fuera como por dentro. La exposición a los agentes externos, no sólo el sol, sino el viento y los cambios bruscos de clima, así como de alimentación a causa de los viajes perjudican nuestro equilibrio celular, contribuyendo al trabajo de los radicales libres.

El trabajo de estas moléculas inestables “enemigas” de la juventud se deja ver en nuestra piel y en el cabello, especialmente perjudicados durante los meses de verano.

Más de allá de tratamientos de belleza específicos para recuperarlos, podemos incorporar a nuestra dieta una serie de alimentos “antiage”.estos productos deben incorporarse siempre a una dieta sana y equilibrada que asegure el aporte de todos los grupos de alimentos en las proporciones adecuadas.

Se trata de “alimentos antienvejecimiento”, sobre todo debido a que contienen gran cantidad de antioxidantes como las vitaminas A, C y E, y oligoelementos como el selenio y el zinc, toma nota de la siguiente lista:

Yogur: El suero lácteo estimula de forma natural la producción de colágeno e hidrata la piel. Además, es rico en calcio y contribuye a la prevención de la osteoporosis.
Contiene bacterias beneficiosas que promueven también la salud del sistema digestivo y el sistema inmunológico.

Chocolate: Nuestra eterna tentación , el cacao, posee un buen nivel de minerales, vitaminas y fibra. Aporta gran cantidad de antioxidantes (flavonoides) que evitan la oxidación de las células.  Nos ayuda a mantener la piel joven y suave, a la vez que aporta elastina y proteínas que fortalecen el colágeno de la piel.
Más beneficios nos aporta la manteca de cacao, que nutre e hidrata la piel.
Se conocen, por otro lado, sus efectos antidepresivos, puesto que contribuye a mejorar el estado de ánimo ,al inducir a la producción en el cerebro de triptófano, vinculado a la serotonina, que es la encargada de la sensación de felicidad y tranquilidad.
Estimula el sistema nervioso, ya que contiene teobromina, que combate la fatiga mental y favorece el rendimiento intelectual.
Todo ello, siempre, con un consumo moderado.

Coco: Uno de los alimentos de moda, con una completa gama de minerales y oligoelementos y antioxidantes como la vitamina E, buenos para combatir las arrugas.
Entre sus aplicaciones tópicas podemos destacar la mejora de las estrías.
No conviene, sin embargo, abusar de él en su presentación como aceite puesto que contiene grasas insaturadas y su contenido es de alto valor calórico.

Soja: Sus propiedades regeneradoras de la piel se aprovechan también en la elaboración de cosméticos.
Contiene antioxidantes como las isoflavonas, eficaces en paliar las molestias y alteraciones orgánicas de la menopausia, así como efectos beneficiosos sobre todos los organismos y a cualquier edad.
Las isoflavones son sustancias de protección cardiovascular, protección cerebral e incluso control de los procesos inflamatorios y degenerativos de la próstata (recomendado también para hombres).

Té verde: El rey de los polifenoles, unos antioxidantes que combaten los radicales libres y retrasan el envejecimiento de la piel y propiedades antiinflamatorias.
Se recomiendan 2 infusiones de té verde al día.
Diurético, combate la retención de líquidos (tratamientos anticelulíticos).
Puede utilizarse como tónico debido a sus propiedades astringentes, que limpian la piel y eliminan las impurezas.
Reduce la absorción de grasas en el intestino, lo que ayuda en las dietas de adelgazamiento.
Su composición incluye  teína, una sustancia parecida a la cafeína, que activa la circulación de la sangre y que contrae los vasos sanguíneos, mejorando las ojeras,(al aplicarnos algodones  empapados en infusión de té verde durante 10 minutos). 

Granada: Es una fruta rica en polifenoles, tiene un alto poder antioxidante y propiedades antisépticas y antiinflamatorias que hacen que mejore la piel.
Rica en potasio, magnesio, fósforo y hierro y en vitaminas como la C, B1, B2 y Niacina, resulta un alimento antienvejecimiento y mejora la salud cardiovascular, a la vez que evita la retención de líquidos.
El aceite de la semilla de la granada protege de las radiaciones solares tipo UVB.

Miel: La miel es hidratante y mezclada con azúcar puede utilizarse como exfoliante de la piel. Se emplea mucho en el cuidado del cabello porque le aporta brillo y elasticidad.
Tiene propiedades antiinflamatorias, desinfectantes, y antibióticas.
El 80 % está compuesta por un azúcar denominado fructosa. Una cucharadita de miel aporta unas 15 kcal. No se debe abusar porque es un azúcar de absorción rápida y puede dar lugar a celulitis.

Aguacate: Como el resto de alimentos mencionados, está incluido en el de alimentos “antienvejecimiento”. De alto contenido en vitamina E, proporciona una piel y un pelo brillantes;

También contiene potasio, lo que hace que sea un alimento diurético, y  un dato a tener en cuenta  es que es bajo en hidratos de carbono (sólo aporta 2 gr de hidratos de carbono por cada 100 gr).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...